Porte de l'Oisans, Belledonne, Vizille

Del valle a la montaña solo hay un paso. En el cruce de los macizos de Belledonne y de Oisans, Vizille es una etapa indispensable en el camino que conduce a las estaciones de Alpe-d'Huez y de Les Deux Alpes. Por esta ciudad llena de historia también deberá pasar si quiere llegar al increíble Parque Nacional de Ecrins, uno de los macizos más bellos de todo el arco alpino. Rodeada de numerosos senderos para hacer excursiones, cerca del lago de Laffrey , Vizille protege en su corazón uno de los lugares más emblemáticos del territorio del Delfinado.

Domaine de Vizille château parc
Domaine de Vizille © Domaine de Vizille Photec

Imponente por su tamaño y majestuosidad, la finca de Vizille se descubre siguiendo los caminos que la recorren. Camine por este parque ornamental de refinamiento especial, plantado con árboles centenarios, sublimado por una rosaleda y un estanque.

Domaine de Vizille - plan d'eau.jpg
Musée de la Révolution française - Denis Vinçon.jpg
Musée de la Révolution française © Denis Vinçon

Empuje la pesada puerta del castillo y entre en el único museo francés dedicado a la Revolución francesa . Sus rarísimas colecciones sacan a la luz esta época clave en la historia de Francia.

Thermes d'uriage.jpg
Thermes d'Uriage
reserve naturelle du luitel © Carole Desplanques (1).jpg
Réserve Naturelle du Luitel © Carole Desplanque

Una vez que haya vuelto de 1789, siga los pasos de Napoleón por la ruta que lleva su propio nombre. De vuelta de su exilio en la isla de Elba en marzo de 1815, Napoleón pasó por aquí y continuó hasta París para recuperar el poder. Su paso por Laffrey resuena como un momento crucial en la historia de Francia.
No se olvide de visitar en Jarrie, muy cerca de ahí, el Museo de la Química , que repasa la vocación industrial de una parte del territorio.

 

Y por último, déjese sorprender por la naturaleza de estos lares y sus miles de tesoros. En los contrafuertes meridionales del macizo de Belledonne, los senderos para hacer excursiones les conducirán por magníficas vistas panorámicas de colores cambiantes al compás de las estaciones: desde la blancura virginal del invierno hasta el resplandor de los bosques en otoño, pasando por todos los tonos de verde en la temporada del buen tiempo. Conozca la reserva natural nacional del pequeño lago de Luitel. Esta turbera de altitud, única por su ecosistema, alberga una fauna y flora específicas: la Listera cordata, una pequeña orquídea muy rara, diferentes especies de musgos procedentes de la época glacial, libélulas, anfibios, etc.